En BusinessPeople, nos gusta hablar de todo, por ello, nunca decimos que no a ningún tema. Así que hoy hemos decidido hablar sobre el papel de la mujer en el mercado laboral.

En el comercio

Concretamente, en este sector hay una presencia más o menos mixta de hombre y mujeres, aproximadamente ellas tienen una presencia de un 15% frente a un 14% ellos. Así que está más o menos igualado.

Pese a este supuesto equilibrio, hay desigualdades: las mujeres están empleadas en puestos más precarios y peor remunerados, sobretodo cuanto más subimos en la jerarquía de una empresa. Es decir, hay mujeres en el comercio, pero no en un cargo directivo de tipo comercial.

 

La gestión comercial femenina

Las mujeres que ocupan puestos de gestión suelen ser muy eficaces y suelen alcanzar con rapidez los objetivos, tanto personales como profesionales. Además, las empresas que tienen una paridad entre hombres-mujeres en puestos de gestión y de management son más eficientes, tienen una clientela más numerosa, y volumen de negocio y una cuota de mercado más importante y una mejor rentabilidad.

Entonces, ¿cómo explicamos el management femenino? Los factores son muy diferentes y, obviamente pueden variar en función de cada persona, pero a nivel genérico está claro que una mujer tendrá una forma diferente de liderar a su equipo y se dice que son más organizadas, son más tenaces, pero tienden a ser más altruistas, más empáticas y creativas… cualidades necesarias para el funcionamiento de una empresa.

No somos sus enemigas

Pese a esto, la falta de mujeres en el management, no es culpa de nadie, Quiero decir, es algo que se ha convertido en estructural a raíz de los períodos históricos y la concepción de familia que se ha tenido hasta ahora… eso si, esto está cambiando cada vez más, pero, hasta ahora se podía pensar que una mujer tenia las mismas posibilidades que su análogo masculino y las mismas oportunidades. Pero claro, hubo un tiempo en que era imposible que una mujer fuese madre y empresaria a la vez, hoy en día, no es fácil pero cada vez hay más oportunidades.

 

Por tanto, para lograr la paridad, el buen funcionamiento y rendimiento de la empresa, hay que crear oportunidades para todos, olvidarnos de presunciones preconcebidas sobre las mujeres y sobre los hombres, y mejor, centrémonos en el talento, habilidades y competencias de cada uno… mucho más fácil y seguro para asegurar el crecimiento y el buen hacer de su empresa.