Soft Skills, o como conformar equipos productivos

Los soft skills, o habilidades blandas, están relacionadas con la personalidad y las relaciones humanas, son inherentes al carácter de cada persona. Pueden, perfeccionarse, es posible potenciar ciertos aspectos, mejorar ciertas habilidades, sin olvidar que este trabajo siempre irá en línea a la base de la propia persona. Mientras que las hard skills se relacionan con los conocimientos específicos y técnicos, y pueden aprenderse; por tanto, las blandas son las que harán destacar a una persona frente a otra y que brille y sobresalga cuando la formación específica o de base sea parecida o similar entre ambas; es decir, diferenciarán al candidato adecuado del ideal. Esto hace que las empresas y reclutadores cada vez las valoran más de cara a tomar decisiones como contratar o promocionar a una persona.

 

Algunas de las habilidades blandas más demandadas por las empresas son:

  • Adaptabilidad, entendida como la capacidad de adaptarse a los cambios.
  • Responsabilidad: empleados capaces de cumplir con los objetivos.
  • Comunicación, comprensión y escucha: comunicar efectivamente las ideas, formular y expresar opiniones y adaptar tanto el tono como el mensaje de acuerdo al receptor.
  • Creatividad, encontrar soluciones a problemas, resolver conflictos y proponer ideas nuevas.
  • Empatía es la capacidad de ponerse en el lugar de la persona de al lado y no pensar solo en el beneficio individual.
  • Resiliencia: capacidad de sobreponerse a situaciones adversas o complicadas, aprendiendo y saliendo reforzado de ellas.
  • Inteligencia emocional, ser capaces de identificar, gestionar y manejar las emociones (agradables o desagradables) de las personas que nos rodean.
  • Habilidades digitales, puede abarcar desde saber hacer una videollamada o ser 100% productivo de forma remota, hasta aprender el funcionamiento de nuevas herramientas digitales.
  • Flexibilidad: adaptarse ágilmente en momentos de cambios rápidos, bruscos e inesperados, adoptando nuevas formas de trabajo y nuevas herramientas.

 

Los soft skills están ganando cada vez más peso en las empresas a la hora de evaluar a los candidatos debido, en gran parte, a la automatización de las tareas, pues si bien se ha asumido que la inteligencia artificial sustituirá gran parte de los trabajos humanos de la actualidad, las habilidades blandas no pueden ser sustituidas.

De este modo, las empresas ponen su foco en habilidades que las máquinas no podrán asumir, como son: creatividad, empatía, comunicación o liderazgo.

Además, las empresas valoran todos estos rasgos de la personalidad de sus empleados, en base a que aporten una actitud positiva y ayuden a crear un entorno constructivo. Después de todo, el trabajo se entiende como un espacio interpersonal donde se deben fomentar relaciones humanas, intercambiar perspectivas y resolver conflictos.

 

El incremento de la importancia de los soft skills hace que los candidatos no se conformen con tener un título o una determinada formación que les otorgue una competencia técnica, sino que optimizan su perfil a través de la mejora de todas aquellas cualidades que les ayuden a resolver mejor los conflictos, sobreponerse a adversidades, comunicarse mejor con sus compañeros, liderar sus equipos, negociar soluciones, etc.

En resumen, apostar por el talento contribuye a construir equipos más sólidos y más productivos en las empresas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en email
Email